20 agosto 2017

RESEÑA DE DISCO: "To the Bone" por Steven Wilson




"Once we've made sense of our world, we wanna go fuck up everybody else's because his or her truth doesn't match mine. But this is the problem. Truth is individual calculation. Which means because we all have different perspectives, there isn't one singular truth, is there?"

Con esta frase es como "To the Bone", la quinta producción de estudio del compositor londinense Steven Wilson, da inicio a su nueva aventura musical.

Lo que resalta primero en este nuevo álbum es su sonido fresco, alegre y upbeat. Sería incorrecto asegurar que traza una ruta hacia el pop/mainstream, ya que sería sacar de contexto tanto el contenido lírico de las canciones como todo el trabajo realizado en sus anteriores producciones con Blackfield y Porcupine Tree.

Por otro lado es comprensible creerlo ya que las canciones siguen una estructura mucho más inclinada hacia este género; canciones más cortas con mucho menos pasajes instrumentales y tiempos compuestos. Las canciones son mucho más fáciles de escuchar, sin llegar a ser un cambio demasiado abrupto. La esencia permanece; las letras son auto reflexivas, queriendo encontrar sentido al caos existente en esta época moderna dentro de un sonido mucho más fino y depurado.

Esta polaridad ha generado polémica entre sus más apasionados seguidores (los más nuevos) y medios que desconocen en fondo el trabajo de Steven, ya que podría pensarse que deja de lado su faceta con el sonido progresista por adoptar otro más accesible. Nada más alejado de la realidad. El nicho de Steven se ha delimitado claramente a través de los años. Sin embargo todos aquellos fans que lo han seguido por más de una década no les serán ajenos este tipo de experimentos con sonidos más frescos ("Linton Samuel Dawson", "Piano Lessons" y "Trains" ejem...), derivados de su ya muy conocida melomanía y orgullosa preferencia por la música mainstream de todas las épocas.

Steven comenta a lo largo de entrevistas que es una remembranza y tributo a artistas pop  y progresivo que marcaron su infancia como Peter Gabriel, Kate Bush, David Bowie, Phil Collins y Prince así como Abba y Alannis Morrisette.

Las colaboraciones de nuevo hacen su aparición, tal es el caso de Ninet Tayeb quien vuelve a demostrar haberse convertido en una pieza crucial dentro del trabajo interpretativo de voz con “Pariah”. Sophie Hunger entra por primera vez en una producción de Steven, explorando una faceta mucho más sensual con “Song Of I”. Sin embargo para todos los fans de Marco Minnemann y Guthrie Govan ha sido una terrible noticia saber que no fueron requeridos en esta producción.




 


Sin embargo podemos deleitarnos con esta increíble producción así como la coreografía Bollywood incluida en “Permanating” ¡Que lo disfrutes!

 



@shredsecrets @daybeatcortes 

Share